¿Vino rojo o blanco?

Al seleccionar el vino para acompañar un plato de pasta, la elección depende de la salsa. Spaghetti alla Bolognese: un plato con carne y salsa de tomate, pasta y queso va a la perfección con un vino tinto de cuerpo medio, mientras que un blanco seco y aromático es bueno para un plato a base de pescado. La regla general si no se conoce mucho de vinos es que los vinos blancos deben acompañar a las salsas ligeras con pescado o a las salsas a base de vegetales y los rojos a salsas más complejas con más especias y carne o quesos.

"La clásica regla pescado-blanco, carne-tinto no es una regulación estricta, más bien es un punto de partida".

Encuentra el vino ideal

Los alimentos y los vinos pueden ser empatados por sus sabores similares por ejemplo: los vinos dulces con los postres. También pueden oponerse sabores, por ejemplo: un plato fuerte con un vino de cuerpo ligero. Para comidas más formales, los vinos deben organizarse en sucesión del inicio al postre. Empieza con los blancos, pasando a vinos rosados, tintos y vinos aromáticos, y terminando con un vino para postres de carácter dulce y acentuado. Los vinos más jóvenes deben ser primero, seguidos de los que se han añejado durante unos años, y por último los grandes vinos de edad.

EL CONTENIDO ES DE ÍNDOLE INFORMATIVO Y SE DEJA A CRITERIO DEL USUARIO, LA INTERPRETACIÓN QUE DÉ A DICHO CONTENIDO.